Benito Arruñada, catedrático de Organización de Empresas de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, habla con BcnEmprèn sobre las dificultades legislativas para montar una empresa, el autoempleo y el papel de la educación y la formación económica para corregir ineficiencias del sistema.

Por Irene García Pérez

En su artículo Una reforma virtual del entorno de la empresa, donde trata algunas reformas propuestas en el Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible para mejorar el marco de relaciones de la empresa con las administraciones públicas dice que «sustituir el régimen de licencias a priori por otro de control a posteriori, al igual que ampliar el ámbito del silencio positivo, son medidas que van al menos en la dirección correcta». Si la administración es ineficaz a la hora de conceder y tramitar licencias, ¿no será tan ineficaz o más controlando?

– Pienso que deberíamos movernos en esta dirección, pero la objeción que planteas es muy válida; y el problema, muy difícil.

 Lo que tenemos es un sistema de licencias. Si quieres abrir un negocio, te examinan primero. De esta forma se aumentan los costes de entrar.

Explica un caso que conoce de primera mano del propietario de una clínica de fisioterapia, al que le pusieron muchos problemas porque el tamaño de sus puertas no cumplía por escasos centímetros con el mínimo para que pasaran ciertos tipos de sillas de ruedas.

Si no puede entrar nadie con silla de ruedas, ya se encarga el mercado de penalizarlo. Los clientes en silla de ruedas no irán. Si tú les exiges a todos que tengan una puerta de tamaño determinado lo que estás es introduciendo una barrera de entrada. Antes de abrir un negocio, obligamos a tener una licencia de apertura.

Todas estas intervenciones públicas siempre se justifican por fallos del mercado. El mercado y la política son modos alternativos de organización económica. Cuando falla el mercado, que es lo que se enfatiza mucho, hay una intervención política o regulatoria. Lo que se examina mucho menos es que la política también falla. Tenemos que utilizar el mercado para mejorar la política y la política para mejorar el mercado.

¿Con las licencias hay un fallo de mercado?

Con las licencias hay un fallo de mercado unas veces cierto y otras falso. El fallo de mercado puede darse por asimetría en la información. Imagínate que lo paralíticos no saben lo que les conviene, son irracionales. Esto no es cierto, pero se dan circunstancias en las que sí hay irracionalidad por una de las partes. Por ejemplo, cuando alguien que no entiende lo que es el tipo de interés contrata una hipoteca. Hay un fallo de racionalidad. Como solución se podría pensar en una norma que permita a los que no tienen tanta información dar marcha atrás en los primeros quince días.

En otros casos puede darse un fallo de efectos externos –contaminación, por ejemplo –. Si alguien va a abrir una fábrica química, que tiene efectos externos, va a contaminar y dañar a terceros, lo regulas y exiges una licencia. Es razonable. Pero después, una vez creado el sistema de licencias, el político de turno tiene un poder del demonio y lo utiliza para lo bueno pero también para lo malo. En España está a la orden del día, con las licencias de construcción, por ejemplo.

Comparando nuestra legislación con la de otros vecinos europeos…

Respecto a otros países, utilizamos mucho el sistema de licencia ex-ante. Alternativamente, podríamos funcionar con requisitos previos. Puedes controlar, antes de abrir, cumple los requisitos y le mando un inspector… Esto lo retrasa todo, invita a la corrupción, etc. O bien, puedes dejar que abra y si no cumple, le encierras, o le cortas la cabeza. Nosotros, que somos tan católicos, nos vamos a controlar a priori. El protestantismo ha tendido a dar mucha más libertad al individuo y castigar más cuando incumple a posteriori. Si tiene que castigar el incumplimiento, no le tiembla la mano. ‘¿Usted lo ha hecho mal? Cargue con las consecuencias’. Nosotros controlamos mucho a priori, pero a posteriori, cuando la gente peca, incumple, somos tolerantes, permisivos…El profesor les propone a sus alumnos: qué queréis, ¿dejamos entrar a la clase a los alumnos cuando empieza la clase o no? Los alumnos, después de un cierto debate dicen sí, seamos duros. Entonces empiezan a llegar tarde los alumnos, y le piden que cambien la norma.

A la hora del cumplimiento ex-post, si tenemos esta psicología de que no castigamos el incumplimiento, parece en cierta medida lógico que tendamos a controlar ex-ante, a meternos en sistemas de licencias. Este es el país de los badenes. Te vas al aeropuerto y tienes 50 badenes. Te vas al aeropuerto de Frankfurt y no tienes badenes, pero claro, los coches van despacio. Si atropellas a alguien donde pone que tienes que ir a 30 y vas a 60, se te cae el pelo en la cárcel. ¡Aquí no! Aquí Farruquito anda por ahí haciendo vídeos de coches de carreras. La gente pasa. Y así estamos, controlados ex-ante.

¿Coste-beneficio de cambiar licencias por sanciones?

Hay un trade-off. Quitando badenes la sociedad se vería más forzada a castigar ex-post. Todo ello dependerá de un sistema burocrático, en este caso. En la medida en que muchas de estas licencias, en el caso concreto de la actividad económica empresarial, son una estupidez, ya va bien que la propia ineficacia de la administración haga que la norma estúpida no sea aplicable. Pero tiene mucho más sentido quitar la norma que sea ineficaz, porque, de lo contrario, nos estamos cargando el Estado de Derecho.

Este tipo de normas nos llevan al “hágase la ley, hágase la trampa”, donde no sabes cuál es la regla. Permite que el político interesado aplique lo que creo que Ángel nieto llamó sanción legal: hace la ley muy restrictiva, pero luego es suave en su aplicación. Por ejemplo, yo hago la ley muy restrictiva, digo ‘a partir de las 10:00 no entra nadie en clase’, y después dejo que entre la gente. Y cuando quiero castigar a uno, porque me cae mal, no le dejo entrar. Aunque hay un riesgo de que los castigados siempre digan esto como excusa.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s